Mikoyan-Gurevich MiG-15 Bis

El MiG-15 es un avión de combate soviético monoplaza, diseñado después de la Segunda Guerra Mundial para misiones de intercepción y de ataque a tierra, recolección de información o entrenamiento de pilotos (en la versión biplaza).

Fue adoptado por las Fuerzas Aéreas en 1948. Fue un arma muy temida en la guerra de Corea.
Luego fue utilizado por las Fuerzas Aéreas de más de cuarenta países en todo el mundo y es uno de los aviones de combate a reacción más construidos en la historia.

Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética acumuló retraso en cuestión de desarrollo en tecnología aeronáutica. Cuando el conflicto se acababa, las fuerzas soviéticas capturaron numerosos aparatos alemanes y, entre ellos, el caza a reacción Me-262 que comenzaba su andadura, así como otros en fase de prototipo como el Focke-Wulf Ta 183. Los diseñadores soviéticos se inspiraron desde el punto de vista aerodinámico, perfeccionando los turborreactores Junkers Jumo 004 y BMW 003. Pero los primeros aviones de caza a reacción soviéticos fueron menos eficaces que sus equivalentes occidentales.

En abril de 1947, la oficina de proyectos Mikoyan-Gurevich adoptó el nuevo motor Klimov RD-45 que no era más que una copia del motor Nene de Rolls Royce. Siguiendo las investigaciones alemanas, convencidos de la superioridad del velamen en forma de flecha a velocidad elevada y del MiG-9 ya existente, los ingenieros rediseñaron el proyecto. Le dotaron de un ala en flecha de 35°. El prototipo realizó su primer vuelo el 30 de diciembre de 1947. A partir de 1950, el MiG-15 bis fue dotado de un motor aún más potente, el VK1, adaptando algunos de los aparatos al ataque en tierra. El avión de caza soviético podía enfrentarse a sus adversarios occidentales.